menu

video destacado

En Oaxaca, policías dispersan bloqueo opositor a proyecto de parque eólico


Oaxaca, Oax., 1° de febrero. La policía estatal retiró el bloqueo que indígenas zapotecos de la comunidad de Álvaro Obregón mantenían en el camino a la Barra Santa Teresa, para impedir el paso de personal de la multinacional Mareña Renovables, la cual proyecta construir el parque eólico San Dionisio, denunció la Asamblea de Pueblos Indígenas en Defensa de la Tierra y el Territorio.
Mariano López Gómez, representante, dijo que la policía reprimió a los opositores, con el afán de imponer las obras del parque y salvaguardar la inversión de la trasnacional, ante el anuncio de Jonathan Davis Arzac –presidente del consejo de administración de la empresa– de retirarse de Oaxaca, alegando que no hay condiciones para el proyecto.
López Gómez responsabilizó al gobierno estatal, a Mareña Renovables y a los diputados priístas Elías Cortés López y Francisco García López de la integridad física de los zapotecos e ikoots de San Dionisio del Mar, que se oponen a la construcción del parque eólico.
Carlos Beas Torres, dirigente de la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo, dijo que el gobierno de Oaxaca cayó en el juego de la empresa y envió a la policía para resguardar la construcción del parque eólico, obra suspendida gracias a un amparo otorgado en diciembre en favor de los indígenas ikots.
Foto
Las declaraciones de Davis Arzac –en las que dio a conocer el retiro de más de 13 mil millones de pesos de inversión en la región del Istmo de Tehuantepec–no son otra cosa mas que un chantaje para el gobierno de Gabino Cué Monteagudo, agregó.
El dirigente indígena acusó al mandatario de violar el amparo que les fue otorgado y de utilizar a la fuerza pública para retirar el bloqueo que indígenas huaves mantienen en la colonia Álvaro Obregón. Gabino Cué eludió dar alguna declaración al respecto.
En tanto, la Oficina Ecuménica por la Paz y la Justicia manifestó preocupación ante las crecientes amenazas y actos de represión y criminalización a los opositores a la instalación de parques eólicos en el istmo de Tehuantepec.
En un comunicado, dijo que Daniel Tapia Montejo, responsable para México de esa organización, pudo constatar el clima de amedrentamiento en la región.