menu

video destacado

En Mexico Solo una cuarta parte de inventos se patenta


En los últimos seis años, las solicitudes de registro de artificios y descubrimientos de mexicanos suman 4 mil 783, mientras que las concedidas fueron mil 215: Conacyt.

México  • Durante 2011, de mil 65 solicitudes de registro de patentes realizadas por nacionales ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI), solo 245 fueron concedidas, es decir, una de cada cuatro; lo que muestra una serie de deficiencias en los esquemas de apoyo a la inventiva mexicana, acusan expertos.
Información del Consejo Nacional de ciencia y Tecnología (Conacyt) revela que en los últimos seis años, el número de solicitudes de registro de inventos y descubrimientos de mexicanos ha sido de 4 mil 783, mientras que las concedidas fueron mil 215.
Ante este panorama, el año pasado el IMPI realizó una aportación de 5 millones de dólares a la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec), con el objetivo de crear un fondo que impulsará a las empresas de dicha organización para proteger sus ideas.
Guillermo Fernández de la Garza, director ejecutivo de la fundación, apuntó que con este capital se formó el programa Fumec-IMPI-Nafin, el cual promueve el registro de la propiedad industrial para que México compita globalmente con registros de patente y modelos de utilidad de alto valor científico y tecnológico enfocados al mercado.
Explicó que dicho programa de apoyo a inventores, centros de investigación y empresas se integra desde el apoyo en la redacción y presentación de solicitudes de registro de marca hasta la promoción y alianzas de nuevas iniciativas. “Pero hasta el momento solo 31 empresas se han acercado a este programa; 22 han solicitado patente y nueve han solicitado modelos de utilidad”.
Por ello, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp) aseveró que es necesario hacer una revisión del marco jurídico en esta materia para entender por qué es tan bajo el número de apoyos otorgados en proporción de las solicitudes.
“Aunque existe un sistema legal relativamente bueno, es indispensable hacer alguna revisión que lo haga más eficiente en un entorno de constantes cambios tecnológicos y de una creciente necesidad por protegerlos”, indicaron.
El Conacyt detalla en su informe general del estado de la ciencia, la tecnología y la innovación, que de 2006 a 2010 algunas entidades evidenciaron aumentos significativos, como Querétaro (300 por ciento), Puebla (250 por ciento) y Guanajuato (150 por ciento); sin embargo, no se ha podido dar impulso suficiente para proteger las ideas.
Un ejemplo se observa en el registro de las empresas, pues una empresa mexicana tiene 1.3 por ciento de todos los registros de patentes realizados en 2010, mientras que 41 compañías de Estados Unidos ostentan 53.2 por ciento de todos los inventos documentados.
De acuerdo con el informe de actividades 2010 del IMPI, 77 empresas obtuvieron 15 o más patentes y entre las extranjeras destacan Microsoft, con 237 de registros; Qualcomm Incorporated, con 193 The Procter & Gamble Company, con 176; F.Hoffmann-La Roche Ltd., con 139.
Rodrigo Roque Díaz, titular del IMPI durante el periodo de Felipe Calderón, dijo a MILENIO antes de dejar el cargo que la propiedad intelectual es un derecho que tenemos sobre las ideas, pues son de gran importancia para promover el desarrollo social y económico del país.
Datos de la Secretaría de Economía apuntan que México apenas invierte 0.45 por ciento del Producto Interno Bruto en innovación y desarrollo, mientras que otras naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico le dedican poco más de 1 por ciento.
Roque Díaz dijo que los principales retos de la administración entrante son iniciar y ampliar el conocimiento que estudiantes y público en general tienen sobre el valor de la propiedad industrial, recalcar la importancia del desarrollo de nuevas ideas y su registro, y dar a conocer las diversas acciones que lleva a cabo el IMPI y su vinculación con el sector productivo.
A pesar de ello, estos datos muestran que la propiedad intelectual no ha sido impulsada de forma adecuada por parte del gobierno, y que solo hay rezago en la proyección de más desarrollos no solo de las empresas mexicanas, sino de los estudiantes y científicos del país.