menu

video destacado

Los dueños de la verdad. Periódicos en Oaxaca: César Mendoza


Oaxaca, México.- La prensa se ha convertido en la constructora de la “verdad” cotidiana. Sin ella, las poblaciones estarían desinformadas y el mundo se reduciría a nuestra localidad.
En la actualidad, la velocidad con la que se difunde la información se ha reducido a los mínimos, en el mejor de los casos. Los medios han aprovechado las herramientas de esta época para ya no limitar su oferta informativa. La edición de un periódico se cierra a determinada hora del día, el resto de la información que no logró entrar en la modalidad impresa será añadida en su página de internet; algo que no sucede en Oaxaca.

Democracia mexicana


En México, el periodismo ha pasado de una libertad de expresión inexistente a una libertad limitada. Vale aclarar que esto se ha debido a la transición democrática que comenzó a vivir desde los años 80. Durante el régimen autoritario, la libertad de expresión poco a poco se fue limitando entre más se consolidaba el régimen. Ahora, con el avance democrático, esta ha ido recuperando el terreno que el Estado le había quitado. La democracia es el régimen que permite que la libertad se realice en todos sus terrenos. Pero esta implica, una autolimitación por parte de los actores que evite el surgimiento defundamentalismos democráticos. Algo de esto ha sucedido en los últimos años en la prensa mexicana.
Al igual que la transición a la democracia, el avance de la libertad de expresión se ha expandido de manera desigual por todo el país. Es muy cierto que los estándares internacionales clasifican a México como un país “parcialmente libre” para el periodismo; por lo tanto, debemos poner atención en aquello que no permite que lo sea totalmente. De allí, se puede deducir que son precisamente los escenarios locales los que han impedido que la libertad de expresión se ejerza como si se viviera en un régimen totalmente democrático, esto como un objetivo más que como una utopía.
Oaxaca es precisamente un escenario insalubre para la democracia mexicana; sería falso negar que la misma transición y gobiernos actuales condenaron a diferentes estados del país a vivir en un régimen no democrático para poder avanzar en la democracia nacional. Conviven en México la “promulgada” democracia federal y el autoritarismo “real” de los estados que conforman la nación. Así también, conviven periódicos que poco a poco se han configurado como democráticos con medios que siguen abasteciendo de “pretextos” la existencia de regímenes autoritarios locales. Basta dar una revisada a los medios impresos locales en el 2006 en Oaxaca. Cada periódico operó para uno de los actores del conflicto.

Periódicos en Oaxaca


Las páginas de los periódicos oaxaqueños se convirtieron en el 2006 en el medio esencial para que los distintos grupos políticos intercambiaran mentadas de madre y pirujadas. Los periódicos olvidaron su labor de “informar” y se dedicaron a “comunicar” lo que X o Y grupo decía. Eran medios que sólo denunciaban lo que el patrón les decía; totalmente parciales ante lo que sucedía en las calles, sólo propagaban la versión que se allegaba a su postura. Tanto los verticales movimientos como el imbécil gobierno tenían a su medio favorito para apuntar la “declaración” del día.
El 2006 vino a confirmar lo sospechado en Oaxaca. Primero, los periódicos operan como medios para comunicar lo que el político declara, esto no para el lector sino para el grupo político contrario. Segundo, los periódicos se han convertido en lugares donde reina la “declarocracia”. Tercero, los periódicos son centros de denuncia, donde la crítica se utiliza para destruir, sea real o falsa la información, y no para construir o reconstruir. Cuarto, no sólo reflejan las actitudes y los valores de la sociedad sino también crean la “demanda” que los hace existir.

Analizar al periódico.


Actualmente el mercado de periódicos en Oaxaca tiene una variedad de medios impresos que, supuestamente, se dividen la tajada del pastel. Desde mi postura, el mercado ha sido acaparado por dos grandes medios que se distinguen por su actitud ante el régimen: Noticias e Imparcial. Debemos reconocer que en los últimos años han aparecido ofertas periodísticas que se han mantenido en circulación, pero ha sido poca la rebanada del pastel que le han robado a los dos grandes y antiguos medios de Oaxaca. Destaca la aparición de “Tiempo” y P. M. (diario vespertino) como ofertas que le pueden quitar lectores al periódico “Imparcial”.
Recta
Recta
Este análisis se realiza de manera general y partiendo de que Oaxaca vive en un régimen autoritario. No intenta profundizar en las especificaciones que contiene cada medio de comunicación, sino sólo en las apreciaciones que se tienen de él al momento de leerlo y la labor que realizaron en el conflicto del 2006, que configuró los años posteriores. De inicio, puedo plantear que los periódicos se volverán a alinear a corrientes políticas en la elección federal del 2009 y su tendencia será “más” marcada en el 2010. El fenómeno que planteo, alineamiento de los periódicos en eventos de coyuntura “sobresalientes” en el sistema político oaxaqueño, tiende a repetirse como una regla no escrita del régimen y que permite la sobrevivencia yestatus quo del diario.
Para realizar este análisis construyo una línea recta, donde cada extremo está marcado con el número 1 y -1. El centro de la línea recta sigue siendo el cero. En los extremos podemos ubicar a los periódicos que llamamos “de denuncia”. En nuestra lógica, este tipo de medios de se caracteriza porque sus criterios de edición están destinados a buscar afanosamente los escándalos que puedan dañar a cierto grupo de poder; desde luego, al grupo que perjudique la existencia del “sector de interés” al que representa. Su labor es crear un auditorio morboso más que informado.
En los números positivos de la recta numérica, se colocan a los periódicos “de denuncia” que apoyan a grupos apegados al régimen político. Se hallan en este sector, y no en los negativos, porque suman “legitimidad” al gobierno. Por el contrario, en los números negativos se localizan los periódicos que se dedican a “denunciar” los atropellos del régimen, todo lo que ellos logren ganar le quita legitimidad a los dirigentes; los medios de este sector, se vuelven los espacios de los grupos contrarios al régimen.
El cero, y con ello el centro, se convierten en el lugar -en nuestro esquema- donde se deben localizar los periódicos de análisis. Este tipo de medios se caracterizan porque no sólo fungen como agentes de información y denuncia, sino que realizan una labor más importante: difundir y promover valores y prácticas acordes a la democracia. Buscan educar a los individuos para entender y asimilar el funcionamiento de la misma. Este modelo, no sólo sirve para transmitir información sino que también sirve como un espacio de “socialización democrática”. La apuesta del medio es clara, busca la transición del régimen autoritario hacia uno democrático. Estos diarios escapan de lo coyuntural para darle a su línea editorial una congruencia con la “visión” de futuro que quieren para su sociedad. La transición española, contiene ejemplos de este tipo de medios.
Diarios como él El País Cambio 16 -cada uno a partir de inclinaciones política más o menos evidentes- ilustran ese hecho… respondían a un proyecto periodístico de largo alcance; en otras palabras, su línea editorial era congruente con una visión clara del futuro que querían para España. (Elizondo y Bravo, 2003: 16)
Desde nuestra postura, tanto los diarios de denuncia como analíticosson importantes en los medios de comunicación. Pero, considero que el segundo tipo sobresale, pues sus páginas se vuelven espacios para la discusión de los temas que importan a la sociedad y, que permiten la entrada de diferentes corrientes de pensamiento para que analicen los temas. Además, buscan la participación activa del lector. Digámoslo de esta manera, buscan no sólo albergar la noticia, la denuncia, las corrientes de pensamiento, sino la opinión pública más que la opinión publicada de X grupo.
Por otra parte, los medios de denuncia pueden evadir la responsabilidad de tener una línea editorial, escribir día a día la famosa “editorial”, pues sus páginas son ocupadas por sus “calumnistas” para disparar “veneno” en contra de los enemigos del P-U-E-B-L-O, sean pro gobierno o contras. La característica esencial, es que ellos se suben en el discurso de “salvadores” por divulgar la verdad.
Sin más preámbulo, pasemos a Oaxaca y sus periódicos. Como apuntábamos párrafos más arriba, son dos medios los que se disputan el mercado y la “verdad”. Los dos con más de 30 años, han fijado sus posiciones en este inicio del siglo XXI.
El imparcial, con 58 años, se ha convertido en el periódico que ha servido para legitimar al régimen autoritario. Basta con revisar a sus columnistas y articulistas que tratan los temas locales los días domingo. Además, entre semana, su “opinión” está llena de articulistas nacionales que sólo tocan temas macros del país. Otra cuestión que sobresale, es la falta de una “editorial” en un periódico que dice ser el “mejor diario de Oaxaca”. La falta de una editorial impide saber a ciencia cierta cuál es su proyecto periodístico y cómo ve la situación por la que atraviesa el estado. El diario se escuda en sus articulistas pero, en cualquier momento estos se van y no falta que digan que fue por “la línea editorial” ¿Cuál es esta línea?
Aun así, basta con ver la actuación de este diario en noticias “destacadas” y que exigen una postura para saber de qué lado batean. El 2006 precisamente nos demuestra que “El Imparcial” se mostró como un medio afín al gobierno, jamás tuvo una postura crítica ante las dos partes y sí contra el movimiento social. Además, cabe destacar que fue este medio el que albergó en sus páginas la nota de “investigación” de la revista electrónica “Índigo Media” sobre loscochupos de la APPO, pero nunca logró demostrar que esto fuera cierto. Como bien reza el Calla’o (16/12/08) “Los pueblos tienen la prensa que se merecen”. ¿Será? Y si así es, entonces este periódico no puede evitar su corresponsabilidad en la formación de una cultura cívica. Si en Oaxaca el autoritarismo sigue reinando, se debe a que existen diarios que lo legitiman.
El Noticias, con sus 31 años -todo un adulto joven-, es la contraparte del “Imparcial”. Antes del 2006, este diario vivió uno de sus momentos de “crisis pública”, pues sus oficinas fueron tomadas por personas, como lo señalaron, provenientes del gobierno Muratista que querían acabar con el periodismo “crítico”. En las elecciones del 2004, mostró que su línea no era la nómina del gobierno del estado; apostando por la candidatura del convergente Gabino Cué. Bueno, hasta una campaña para cazar mapaches electorales realizó. En el 2006, sirvió de lugar común para la mayoría de militantes de la APPO y la sección 22. Asimismo, abrió su espacio a todos los grovees de dicho movimiento, como a académicos y artículistas que simpatizaran con la causa. Al igual que el “Imparcial” pero en contra parte, el “Noticias”·fue acrítico entorno al grupo político con el cual simpatizaba.
El Noticias también carece de una “editorial” que muestre cual es su postura ante los eventos coyunturales. Pero en notas que tienden a ser netamente políticas e implican una posición del diario, este apuesta por la oposición partidista. El problema es el mismo que con el primer periódico: es un espacio para la denuncia que es afín a sus intereses.
Comparación
Si tuviéramos que comparar los periódicos en un día, como puede ser el 16 de este mes, notaremos que sus páginas principales marcan sus tendencias “fobopolíticas”. La nota principal del Imparcial (“Registra Oaxaca grave rezago en agua y drenaje”), habla del impulso sin precedente que la Comisión Estatal del Agua ha dado a la construcción de “Plantas de Tratamiento de aguas residuales”. ¡Que fuera de nosotros si este gobierno no hiciera este “sin precedentes”! Mientras tanto, el Noticias anuncia otro robo del gobierno del Estado: “Por placas el gobierno ‘levantará’ 300 mdp”. El primero, como segunda nota importante (si se hace un análisis en Z), señala la ruptura de AMLO con el PRD. Mientras que el segundo, “insiste” en que no se debe tapar el fraude de Esesarte.
En su tercera nota, el pro – gobierno le da “la foto” a Ulises Ruiz y señala su compromiso con los “Derechos Humanos” ¡Que risible! El pro – opositor, señala que la “oposición” exige que el presupuesto 2009 no sea “electoral” ¡Una carta a Santa!
Las primeras planas muestran la diferencia de los periódicos de denuncia en Oaxaca. El problema sigue residiendo precisamente en eso, sus páginas editoriales y de opinión son simplemente un “espacio” que legitima el actuar del diario y con ello el del sector al que pertenece.

¿Y el analítico?

Los grupos de poder en un régimen autoritario no permiten que exista un medio que sea totalmente analítico, que en sus páginas albergue a las diferentes corrientes políticas. En el caso oaxaqueño, este medio está ausente, no existe. Ningún medio de comunicación en Oaxaca permite la crítica hacia él. Sus páginas no están abiertas a las corrientes políticas que no son afines a su postura.
Los medios de comunicación en Oaxaca se han vuelto los dueños de la verdad. Y esta simplemente es el discurso que legitima al grupo al que pertenece. Sin los periódicos analíticos la posibilidad de construir ciudadanía y la pluralidad democrática que implica la transición hacia un sistema democrático es una simple ilusión. Los periódicos locales no son espacios públicos en los cuales cualquier persona pueda entrar a manifestar su opinión y postura ante los temas coyunturales, son sólo espacios para mantener el estatus quo que impera en el estado.