menu

video destacado

EPN regresa a los orígenes del PRI


“Señor Presidente” por aquí, “señor Presidente” por allá. Saludos, fotos, abrazos a la llegada del priista al salón Tajín del complejo del World Trade Center en la cálida ciudad de Boca del Río, Veracruz.
Un recibimiento de gran pompa fue el que tuvo Enrique Peña Nieto ayer en lo que fue una ceremonia fastuosa, en donde prometió el restablecimiento de la rectoría del Estado en materia agraria para promover el desarrollo del campo “en orden, con legalidad y con justicia”.
Hombres con guayaberas pintaban el lugar de blanco. Los gobernadores de los Estados de Hidalgo, Chiapas, Chihuahua, Yucatán, Zacatecas, así como secretarios de Estado, miles de agremiados del CNC e invitados sonrientes no pararon de aplaudir y ovacionar al titular del ejecutivo.
Y claro, no podían faltar los pesos pesados: el gobernador Javier Duarte y el presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Gerardo Sánchez García, flanqueando al presidente. Éste último le lanzó la emblemática frase: “Aquí está su ejército”. 
El discurso del mandatario no incluyó un mensaje distinto a lo que han dicho en el pasado funcionarios públicos encargados de la gestión del campo: Hay que cambiarlo, darle otro rumbo, reestructurarlo. Y la sola reactivación de su producción no es suficiente.
En ese sentido, el objetivo de su gobierno, sostuvo Peña Nieto, es acercar la producción al consumo de las ciudades, proteger el valor real de la tierra, frenar la especulación y hacer del territorio la base de la planeación social. 
“Hay que cambiar el rostro de pobreza del campo mexicano”, dijo el presidente. “Cambiarlo a uno más justo, rentable, productivo y sustentable”.
Y anunció que se hará bajo la nueva Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), la cual suple a la Secretaria de la Reforma Agraria. 
¿Cómo hacerlo? Procedió a enumerar los cuatro puntos de acción que empiezan a caracterizar todos sus actos oficiales. El primero, potenciar el desarrollo agrario en un ambiente de paz, certeza jurídica y armonía con el ambiente. Peña Nieto aseguró que el Estado tendrá un papel mayor en la resolución de conflictos agrarios y prestará especial énfasis en regular la tenencia de la tierra.
Segundo, promover el desarrollo habitacional y urbano del país, porque, bajo su mandato, “el desarrollo de las ciudades no será a costa de la propiedad social”. 
Tercero, impulsar la planeación para el desarrollo regional. El mandatario anunció que la SEDATU se encargará de promover la construcción de obras de infraestructura y equipamiento.
Cuarto, impulsar el crecimiento ordenado de asentamientos urbanos para lo que se diseñará un Plan Nacional de Desarrollo Urbano.
Y para la alegría de los agremiados, y cerrar con broche de oro, Peña Nieto anunció el presupuesto histórico de más de 300 mil millones de pesos que destinará al campo en el 2013.
“Con los pies plantados en la tierra y la mirada puesta en un mejor horizonte, vamos todos juntos a transformar el campo y con ello mover a México en pleno siglo 21”, concluyó Peña Nieto seguido de una ronda de aplausos.