menu

video destacado

ICA y OMEGA, empresas fraudolentas en Oaxaca


Las constructoras ganaron las licitaciones para la construcción de las súper carreteras a la Costa y al Istmo de Tehuantepec. Hace un año debieron terminar al menos la primera. Estas dos obras que detonarían la economía del estado al reducir los tiempos del traslado, continúan paradas. Y al contrario, las empresas han elevado en miles de millones el costo de las carreteras. En el proceso, defraudaron a un grupo de empresarios oaxaqueños.
Representan las dos obras más importantes y millonarias que el gobierno federal anunció y prometió para Oaxaca. El presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa, en 2008 fue el encargado de anunciarlas en la costa oaxaqueña. A cuatro años de distancia, los trabajos de construcción de las súper carreteras al Istmo de Tehuantepec y a la Costa oaxaqueña, están detenidos.
Las empresas a las que se les concesionó argumentan que carecen de liquidez para continuar con las obras; pero el paso del tiempo, parece elevar el costo de la construcción en miles de millones de pesos.
El secretario de Turismo Económico y Desarrollo Económico del gobierno de Oaxaca, José Zorrilla San Martín Diego, ha acusado a las empresas de tener secuestrado el desarrollo del estado. Y lo que agrava la situación, es un grupo de empresarios oaxaqueños fueron defraudados por una de las empresas con total impunidad.
La carretera a la Costa; aumento millonario
La supercarretera a la Costa, desde que se anunció su construcción en 2008 por el presidente de la república Felipe Calderón, ha tenido un incremento en su costo de casi tres mil millones de pesos tan sólo en el tramo Barranca Larga-Ventanilla.
La estimación inicial de la obra que estuvo a cargo de la empresa Omega Corporation, quien además retrasó la construcción por más de tres años aduciendo no tener capital por la crisis económica, era de 2 mil 500 millones de pesos en 2009; un año después, y con la promesa de ahora si iniciarla según declaró el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), José Luis Chida Pardo, el costó subió a 4 mil 600 millones de pesos.
Omega pidió varias prórrogas a la SCT, las cuales la dependencia federal aceptó; pero después de tres años se decidió ya no darle más tiempo a la empresa que debió entregar la obra en el 2010. Ante esta situación la constructora española cedió la obra a través de una subsidiaria de Empresas ICA, S.A.B de C.V. apenas el 16 de abril de este año.
Sin embargo, la empresa ICA quien también tiene adjudicada la supercarretera al Istmo de Tehuantepec, señala que se requerirá una inversión de 5 mil 352 millones de pesos; es decir, una diferencia de 2 mil 852 millones de pesos respecto a la estimación inicial que era de 2 mil 500 millones de pesos.
Incluso, el nuevo costo de construcción del tramo Barranca Larga-Ventanilla que abarca 104.2 kilómetros de la supercarretera a la Costa es mil millones de pesos superior a la construcción de toda la supercarretera.
El costo total de la autopista a la Costa, declarado públicamente por el presidente Felipe Calderón y oficializado por la SCT fue de 4 mil 500 millones de pesos en abril 2010; la mitad de ese dinero lo proporcionaría la empresa Omega y la otra mitad del Gobierno federal, a cambio de que la empresa española tuviera la concesión de los peajes por 30 años.
El proyecto de la supercarretera o autopista a la Costa contempla la modernización de 283 kilómetros e inicialmente se dijo oficialmente que se requeriría de una inversión de casi cuatro mil 500 millones de pesos que serán canalizados a través del Fondo Nacional de Infraestructura, mediante el esquema de financiamiento público-privado. “Esta carretera es símbolo de que el Gobierno Federal está comprometido con el México del sur”, diría Felipe Calderón.
El tramo Barranca Larga (delante de Ejutla de Crespo)-Ventanilla (Santa María Colotepec), de 104.2 kilómetros costaría inicialmente 2 mil 500 millones de pesos, a tres años de que debió iniciarse la obra, su costo se ha disparado a más de 5 mil 300 millones de pesos.
La obra, en este tramo, comprende la ampliación de la carretera a cuatro carriles, se construirán 30 entronques, libramientos, obras de drenaje, 78 puentes, 42 pasos a desnivel y tres túneles.
En un comunicado, fechado el 16 de abril de 2012, la empresa ICA anunciaría la adquisición de la concesión Barranca Larga-Ventanilla en el estado de Oaxaca a través de una subsidiaria. El contrato de concesión con la SCT, precisa la empresa, incluye la construcción, operación, explotación y mantenimiento de la autopista de 104 kilómetros de longitud por un periodo de 30 años.
“La inversión total en el proyecto es aproximadamente de 5,352 millones de pesos. El monto se incluirá en el estado de contratación durante el segundo trimestre de 2012 y se estima sea concluido en 24 meses. En su financiamiento participarán el Banco Nacional de Obras y el Fondo Nacional de Infraestructura. La adquisición está sujeta a la aprobación regulatoria de la Comisión Federal de Competencia”, señala ICA.
Asimismo, la nueva empresa quien tendrá los derechos sobre la autopista, afirma que esta proveerá una rápida conexión entre los desarrollos turísticos de Huatulco y Puerto Escondido en la costa del Pacífico y la capital del estado de Oaxaca. “Se espera que la carretera apoye el desarrollo turístico de la región y soporte la integración económica de las comunidades cercanas. La nueva autopista de cuatro carriles reducirá el tiempo de traslado de Oaxaca a Puerto Escondido en aproximadamente 100 minutos”.
La carretera al Istmo; fraude a constructores oaxaqueños
Después de dos años de trabajo y una inversión de más de 17 millones de pesos en el desarrollo de la licitación para la construcción y operación de la carretera Mitla-Entronque Tehuantepec II, el consorcio oaxaqueño “Corporación Oaxaqueña de Infraestructura”, quedó fuera de la licitación debido al incumplimiento de acuerdos por parte de la empresa española Constructora Omega Corporation S.A. de C.V.
Sin un argumento válido el 23 de marzo de 2010, último día para la presentación de propuestas ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la constructora Omega informó a sus asociados (los empresarios oaxaqueños) que no presentaría la propuesta económica y técnica que habían elaborado para la licitación.
De esta manera y de forma sospechosa, la empresa española dejó el camino libre a dos subsidarias de ICA S.A.B. de C.V., al quedar como única propuesta participante en el concurso; empresa, también, a la que le cedió los derechos para la construcción de la carretera a la Costa.
El engaño a los integrantes de la “Corporación Oaxaqueña de Infraestructura”, por parte de la constructora Omega, permitió que ICA al ofrecer una inversión de nueve mil 230 millones de pesos recibiera a cambio la concesión por 20 años para construir, explotar , operar, conservar, mantener y ampliar 169 mil 232 kilómetros, entre Mitla y el entronque Tehuantepec.
Además, obtendrá los ingresos por el peaje en las casetas correspondientes y recibirá del gobierno federal, un pago anual de servicio por mil 324 millones de pesos, es decir, cuando en la propuesta del grupo de empresarios oaxaqueños la contraprestación de 500 millones de pesos y una inversión de 7 mil 500 millones de pesos.
Con esto, ICA S.A.B. de C.V recibirá en 20 años del gobierno federal 26 mil 480 millones de pesos como contraprestación por construir la súper carretera.
“Por primera vez, un grupo de empresas oaxaqueñas se unieron para participar en un proyecto de tal magnitud. Con la finalidad de fortalecerse y dar cumplimiento a la propuesta técnica, se asociaron con la empresa brasileña “Andrade y Gutiérrez”, empresa reconocida mundialmente, quien aportó sus estados financieros para el cumplimiento del capital contable solicitado en las bases de la licitación, así como su experiencia en la construcción y operación de autopistas”, relata Jorge Aroche Cortés, representante común de los empresarios oaxaqueños.
El abogado narra que el consorcio de empresas de Oaxaca también aceptó en el tramo final de la licitación a la empresa Omega, quien les pidió adherirse a ellos en el concurso por la obra y en su proyecto.
Para febrero de 2010, el Consorcio había obtenido a través del grupo financiero BBVA Bancomer, una carta compromiso en done la institución bancaria manifestaba que en el caso de que ganaran la licitación, se les otorgaría un crédito por 7 mil 500 millones de pesos.
“Sumado al perjuicio económico provocado a los oaxaqueños por el engaño de la Constructora Omega, los empresarios temen que la obra carretera no concluya en buenos términos. En ese sentido, es común que empresas que no tienen arraigo en el Estado vean impedido su trabajo, al desconocer la idiosincrasia y los intereses de la población”, dijo.
Las empresas oaxaqueñas que se unieron fueron Aracena Construcciones S.A. de C.V., Constructora Consa S.A. de C.V., Grupo Constructor JAFS de R.L. de C.V, Imeca Ingeniería y Construcción S.A. de C.V., Proyectos y Supervisión del Sureste y Promotora y Construcción Alvert.
Las seis constructoras participaron en la licitación pública internacional número 00009076-002-07, para la construcción de la súper carretera al Istmo de Tehuantepec.
El 19 de junio del 2008, la SCT certifica la aceptación número 5 con constancia de participación número 22, en la cual se cumplen con los requisitos del apartado 2 que se refieren a aspectos técnicos y al apartado 3, aspectos técnicos financieros de las bases generales de la dependencia.
Posteriormente, el 20 de mayo del 2009 el Consorcio Oaxaqueño envía a la SCT las modificaciones al Consorcio relativo a la inclusión de Omega Corp. S.A. de C.V.; el 23 de marzo, la empresa Omega firma una disculpa por no haber entregado en tiempo y forma la propuesta económica elaborada por los constructores oaxaqueños y la remite a la dependencia federal. Con esa acción, se elimina la participación de los integrantes del Consorcio en la licitación.
“Nosotros quisimos participar en primer lugar porque creímos en nosotros, en nuestro estado y porque tenemos la capacidad de buscar tanto las instituciones como los inversionistas para efectos de poder buscar ese tipo de licitaciones. Somos serios, no estamos en ocurrencias, prueba de ello es que llegamos a la final y no se presentó la propuesta económica debido a que Omega no se presentó y a la fecha no sabemos por qué no presentó la propuesta económica. Ni siquiera tuvieron la gentileza ni la amabilidad de llamarnos o de decirnos esta es la razón”, expresa Aroche Cortés.
De acuerdo con el representante de los constructores oaxaqueños, ellos suponen que es una empresa descapitalizada, “que es una empresa no seria. En ese instante tenían una construcción de la carretera Mazatlán Durango, y tenían problemas. Ganaron otra licitación que es la de Oaxaca Ventanilla, que ellos la ganaron y jamás la iniciaron. La ganaron con dos mil y tantos millones de pesos y ahora esa obra la están anunciando pomposamente un funcionario público pues de que ya se va a hacer y que ahora cuesta cinco mil tantos millones de pesos”.
Ante este engaño, que costó a los integrantes del Consorcio una inversión de 17 millones de pesos para poder participar en la licitación, el 8 de abril de 2010 interpusieron un escrito de inconformidad ante la Secretaría de la Función Pública (SFP).
El 15 de abril de ese mismo año, la SFP mediante oficio número DGCSCP/312/161/2010, responde que remitió el escrito de inconformidad al órgano interno de la SCT para que resuelva “lo que en su derecho proceda”.
Cortés Aroche explica que mandaron el documento de inconformidad a la Función Pública, suponiendo que había algo “no muy claro” en el proceso de licitación, y en el cual pedían la intervención con objeto de aclararlo.
“Nosotros sabíamos que OMEGA Corporation tenía problemas en la construcción de su tramo Mazatlán Durango y esta obra que es una obra que no es tan difícil la tenía abandonada, la de Oaxaca Ventanilla y que en esto, abandonó sin importarle que nosotros habíamos invertido, sin importarle que nosotros lo aceptamos en el último tramo de la licitación, porque al separarse de Altesa, ya había quedado fuera de la licitación”.
¿Fueron engañados? – se le pregunta
Nosotros vimos al principio que eran serios, que iba caminando todo bien, nos extraño que de repente nos dijeran que no presentaran la propuesta.
¿Qué dice la SCT?
Por el derecho que nos asiste contratamos un despacho en la ciudad de México, en contra de la empresa, porque la dependencia es moderador, licita, convocante, va a normar y supervisar; pero la verdad, la secretaría, mandamos un escrito. Ella nos dice que no tienen que ver nada con cierta razón, porque no es una obra que ellos van a ejecutar, sino a través de PPS.
¿No se les hace sospechoso el actuar de la empresa Omega?
Sería irresponsable hacer un señalamiento de ese tipo, creemos que como en todo proceso hay cosas extrañas; pero hacer un aseveramiento sería irresponsable. A nosotros lo que nos extraña es porque no se ha hecho la obra.
Está bien, aceptamos con nuestra situación con la empresa que nos engañó, porque no nos dio ninguna explicación.
Estoy extrañado porque son dos grandes obras de beneficio para el estado, creo que la gente que está en la presente administración es gente capaz que puede negociar, acelerar este tipo de situaciones. Es algo federal, es algo particular, pero finalmente es tu estado.
Desarrollo secuestrado
Para el secretario de Turismo y Desarrollo Económico, José Zorrilla de San Martín Diego, ambas empresas (Omega e ICA) tienen secuestrado el desarrollo económico de Oaxaca.
“Las – concesiones – las tiene una empresa privada que se llama Omega y esa empresa tiene secuestrado el desarrollo del estado, es la verdad. Tienen secuestrado el desarrollo de la Costa oaxaqueña, por eso le pedimos a la federación que haga el análisis que tenga que hacer. Al igual que ICA el del Istmo de Tehuantepec”.
El “tiempo fatal”, es decir, el tiempo límite para que la empresa OMEGA iniciara los trabajos en el caso de la súper carretera a la Costa venció el pasado seis de abril de 2010.
“Si nosotros no resolvemos estas dos vías que van a permitir acercarnos a la Costa, el desarrollo de la Costa, de Valles Centrales, porque el flujo de gentes va a ser mucho mayor, imagínate como cambia la ciudad de Oaxaca al tener la costa un puerto escondido a dos horas y media.
Detalló que la del Istmo de Tehuantepec la tiene ICA y según información de la Secretaría a su cargo, esta empresa tiene las condiciones económicas y financieras para poder arrancar esa carretera a la brevedad; mientras que en la de la Costa, la empresa OMEGA, no tiene las condiciones financieras para poder realizarla.
“Lo que le hemos pedido a la federación es que si no tienen las condiciones financieras, pues levánteles la concesión y que la federación la haga. Porque la federación puede hacer una carretera y al concluirla subastarla y colocarla en concesión a una empresa privada; pero lo que a ustedes y a mí, nos importa es tener la carretera, porque sin duda alguna la Costa se va a desarrollar de manera distinta, con otro ritmo y también Valles Centrales”.
al cierre de la nota

La empresa I.C.A paga salarios de hambre y los trabajadores protestan sin bloquear la carretera en Santa mAria Colotepec, #oaxaca, los dos grupos de camioneros pelean entre ellos por aumento y no se ponen de acuerdo, mientras la empresa tranquilamente en la ciudad de Oaxaca, "negociando" el aumento.
la lentitud de las obras se debe al retraso en los pagos a los trabajadores, así se las gastan estos compadres del gobernador democrata.