menu

video destacado

Pobreza extrema en México aumenta; pasa de 11.7 millones a 13 millones


La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) dio a conocer que de 2010 a 2012 el número de mexicanos en extrema pobreza se incrementó en 1.3 millones, al pasar de 11.7 millones a 13 millones.
La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) expuso al respecto que "México no es un país pobre, pero si con muchos pobres", por lo cual llegó el momento de que el desarrollo social en el país incorpore asuntos salariales, porque "las personas no pueden superar la línea de pobreza con ingresos bajos".
Al participar en el Foro 2013 denominado "Políticas públicas para un desarrollo incluyente", el subsecretario de Desarrollo Urbano y Ordenación Territorial de la Sedesol, Javier Guerrero García, dijo que en el gobierno federal "estamos totalmente convencidos de que no se podrá rebasar una visión meramente asistencialista si no se incorpora la salida productiva".
Ello, explicó, tanto en el ámbito urbano, con capacitación, empleos, crédito, actividades productivas y empresas sociales, como en el medio rural, a través de microcréditos emprendedurismo, empleo temporal, apoyo a la producción familiar, empresas sociales y cooperativas.
Expuso que el gobierno federal busca orientar los instrumentos y las acciones del Estado para aquellas comunidades donde tiene porcentajes de 80 por ciento en estado de pobreza.
De igual forma, recordó que se busca concentrar todos los programas sociales de combate a la pobreza en una sola dependencia para crear el Consejo Nacional de Inclusión Social y Bienestar.
Actualmente, señaló, se tienen 273 programas federales y dos mil 391 programas estatales y municipales, por lo que se requiere establecer un acuerdo marco con precisiones específicas para las localidades.
El jefe de la Unidad de Desarrollo Social de la Cepal, Pablo Yanes, expuso a su vez México no es una nación pobre, eso "a todos nos queda claro, pero es un país con muchos pobres. Podemos afirmar que hay una brecha del bienestar".
Entonces, continuó, llegó el momento de que en México el desarrollo social se incorpore a asuntos de política laboral y salarial, ya que las personas no pueden superar la línea de pobreza con ingresos bajos.
"Se dice que el empleo es la llave para salir de la pobreza, pero la mayoría de los pobres trabajan, están ocupados. El problema no es de desempleo, sino de la baja calidad del empleo; tiene que ver con una estructura productiva que genera bajos ingresos", puntualizó.
Por ello, el funcionario de la Cepal llamó al gobierno de México a dotar a su política social de derechos, donde las personas sean titulares de derechos en los hechos y no sólo en el discurso.
En el mismo foro, el jefe de la Unidad de Protección Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Ferdinando Regalía, llamó al gobierno de México a reorganizar los apoyos económicos a los pobres y a rescatar los objetivos originales del Programa Oportunidades, pues la parte de dinero destinada a las becas educativas disminuyó.