menu

video destacado

Desaparece la SSP, pilar de la estrategia de gobierno de FCH


Foto: Cuartoscuro
 Ciudad de México, 2 de enero (SinEmbargo).– El Poder Ejecutivo publicó este día la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, que transfiere las facultades en esta materia a la Secretaría de Gobernación (Segob), por lo que oficialmente a partir de mañana la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal dejará de existir. La Cámara de Diputados autorizó a la SSP un presupuesto de 41 mil 217 millones de pesos, que sumado al de Gobernación resultará en 62 mil 658 millones de pesos. De esta manera termina una era en México. La SSP fue considerada en su momento una “súper secretaría”, eje central de la política del sexenio de Felipe Calderón. Fue dirigida por Genaro García Luna, primero y único titular en en los seis años de la administración 2006-2012. García Luna, considerado a su vez un “súper secretario” del calderonismo, se desempeñó en tareas de seguridad desde el gobierno de Vicente Fox Quesada. Luego, con Calderón, fue el “estratega” de la guerra lanzada por el gobierno contra los cárteles y las drogas. A la estrategia de Calderón se le atribuye la muerte de 100 mil mexicanos, la desaparición de decenas de miles y el desplazamiento de un número nunca visto de mexicanos desde la Revolución de 1910. García Luna fue acusado en innumerables ocasiones de insensibilidad, corrupción y excesos. Nunca fue removido. Aún no se define cuáles unidades, subsecretarías, direcciones generales y órganos desconcentrados de la SSP continúen en funciones. Para poder establecerlo, el Presidente Enrique Peña Nieto deberá reformar el Reglamento Interior respectivo. Lo que sí se conoce es que se creará una Gendarmería Nacional, pero su nacimiento no implica la desaparición de la Policía Federal, que seguirá con una reestructuración. Con la aplicación de la Ley Orgánica de la Administración Pública, la Segob se encargará de la seguridad pública, así como de la reorganización de la Policía Federal. Aún no se sabe cómo será el reordenamiento de los elementos federales, pero se espera que sea casi lo mismo y se respete el puesto de los altos rangos de esta policía. El anuncio detalla que se mantendrá el respeto a los derechos laborales de los empleados de las dependencias afectadas. Opositores a la medida indican que reintegrar la seguridad a la Secretaría de Gobernación es parte de un retroceso, de un “viejo esquema”. Otros opinan que pasar las tareas de seguridad a Gobernación implicará el regreso de la policía política que operó durante 70 años de gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Desde su campaña, Peña Nieto ya anunciaba su proyecto de poner el resguardo del país en manos de la Secretaría de Gobernación. Por eso, la SSP desaparecerá. Primero los diputados dieron el sí a la propuesta, y el Senado de la República aprobó el pasado 11 de diciembre, en lo general y en lo particular, el dictamen que reforma la Ley de la Administración Pública Federal. La SSP dejó en claro que no siempre estuvo al pendiente de los policías que hoy todavía califica con exámenes de confianza. Muchos elementos que aprobaron dichos filtros, han participados en diversos crímenes, como el caso de los federales que asesinaron a sus compañeros en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), o el caso Tres Marías o los policías capitalinos que según organizaciones hicieron detenciones el 1 de diciembre, violando los Derechos Humanos. Durante estos últimos meses, ha habido un despidos masivo de uniformados, ex policías indican que fue uno de los golpes dirigidos por el ex Secretario de Seguridad Pública.