menu

video destacado

El caso de las presidentas municipales en Oaxaca, nuevo libro de Margarita Dalton


Soledad Jarquín Edgar

Oaxaca de Juárez | La democracia supone, como principio básico de la función política, igualdad sin condiciones. En abstracto, esta suposición permite a los discursos políticos acercarse a la ciudanía, afirma Margarita Dalton en sus reflexiones finales Las trampas de la igualdad de su libro, recién presentado en la capital del país, “Democracia e igualdad en conflicto. Las presidentas municipales en Oaxaca” (TEPJF-CIESAS 2012).
Luego de años de investigación, Dalton analiza la participación política de las mujeres, como alcaldesas, en municipios regidos por los dos sistemas políticos desde 1962, a partir de una investigación dialógica con 22 mujeres que desde entonces han ocupado el máximo cargo político de un municipio.
La investigadora apunta que el análisis desde la perspectiva de género, ha sido un paso importante para de-construir los sesgos de discriminación y sexismo que sostienen a ese sistema e impiden avanzar hacia nuevas estructuras de poder. Por otro lado, concluye también que la participación de las mujeres en los municipios no significa un cambio radical en la política, pero sí una nueva forma de verla y el deseo de transformarla.
Margarita Dalton quien realiza entrevistas a profundidad con las presidentas municipales, con las cuales además, tuvo la experiencia de convivir con ellas en giras de trabajo, inauguraciones, ceremonias cívicas, comidas, desayunos y cenas, y observar su vida familiar, sostiene que la presencia de las mujeres en la política es complejo, pero dan una imagen distinta de lo que son estos puestos de autoridad y siembran la semilla de la igualdad en la ideología de las personas, en su forma de pensar, y esto ayuda a cambiar la noción de autoridad política que puede ser un hombre o una mujer.
En el libro “Democracia e igualdad en conflicto. Las presidentas municipales en Oaxaca”, de más de 600 páginas, Dalton analiza desde la perspectiva de género la condición social de las mujeres que voluntaria o involuntariamente incursionan en la vida política de sus municipios y, al mismo tiempo, a través de la teoría feminista descubre cómo la desigualdad social margina a las mujeres de la toma de decisiones y cómo ellas, de alguna forma dependiendo del tiempo y la circunstancia, se abren paso para participar, aún cuando trasgreden la costumbre. Pero no sólo eso, Dalton deja claro cómo la participación política de las mujeres, al menos en los años más recientes, tiene también un fondo político que conviene al mandatario en turno.
Historia y género, dos ciencias que se combinan para teorizar y conceptualizar la experiencia llena de altibajos, incluso peligrosas hasta poner en riesgo sus vidas, de 22 mujeres que han gobernado en una entidad siempre diversa y compleja.
En el prefacio, David Recondo, Vicepresidente del Observatorio Político de América Latina y el Caribe, explica que Margarita Dalton ofrece al lector una obra que combina el rigor académico con la riqueza etnográfica y la sensibilidad del testimonio. Pone en evidencia las representaciones sociales dominantes sobre el rol de las mujeres, y el de los hombres sobre la distinción entre lo privado como dominio natural de la mujer y lo público como ámbito predilecto del hombre; resalta los factores estructurales que han llevado a las mujeres a transgredir la división del trabajo social (a menudo muy a pesar de ellas) con migración y violencia.