menu

video destacado

Una empresa de papel que le va bien en Oaxaca


El taller “Arte papel Vista Hermosa”, que forma parte de los proyectos impulsados por el pintor Francisco Toledo es un ejemplo de negocio rentable que no daña al medio ambiente y que además fomenta la cultura.
Para la producción del papel se utilizan fibras naturales como algodón de ceiba, de coyuche o el industrial, así como cortezas entre las que se encuentran la “mano de león”, chichicaztle y majahua, mismas que pueden ser entintadas con pinturas naturales o decoradas con flores e hilos de seda, señaló el encargado del procesamiento de las fibras, Enrique Ramírez Castellanos.
El procedimiento, detalló, inicia con el cocimiento de las fibras durante ocho horas diarias por una semana, posteriormente se fermentan por un periodo de 15 días hasta dos años, dependiendo del material, para que las bacterias neutralicen el PH.
Tras el periodo adecuado, apuntó, la materia prima se coloca en grandes recipientes de agua para que se hidraten, tras lo cual se coloca sobre planchas de fieltro y láminas de zinc que desechan las imprentas.
“Al apilar 100 pliegos se pasan a la prensa hidráulica, que cuenta con 100 toneladas de presión, para que se deshaga del excedente de agua y finalmente se ponen a secar de cuatro a 24 horas, dependiendo del clima”, indicó.
Cuando ya se tiene el papel listo se pasa al área de impresión y encuadernación, en donde José Margarito Álvarez, plasma los diseñados por Francisco Toledo, sobre los pliegos de papel que posteriormente se convertirán en papalotes, libretas o grabados, mientras otras de sus compañeras dan el toque final al producto.
En “Arte papel Vista Hermosa” laboran 12 personas, quienes diariamente elaboran mil 200 pliegos de papel artesanal, 25 grabados, joyería de papel, origami y libretas que se expenden en su propia tienda o en otras entidades del país, siendo la principal, el Distrito Federal.