menu

video destacado

Evo Morales nacionaliza cuatro filiales de Iberdrola en Bolivia

El mandatario argumenta que las tarifas rurales son más del doble que las urbanas

Un "tasador independiente" compensará a la compañía española en un plazo de tres meses


IBERLODRA se ha quedado sin filial alguna en Bolivia tras la expropiación, aprobada este sábado por el Gobierno de Evo Morales, de la totalidad de sus acciones en dos subsidiarias dedicadas a la distribución domiciliaria de electricidad en La Paz y Oruro, otra gestora de inversiones y una cuarta de servicios.
El presidente Morales considera que con la nacionalización de las filiales españolas de Iberdrola se “garantizará el derecho humanitario a la electricidad” de las poblaciones rurales de Bolivia y justificó la medida en las profundas diferencias de las tarifas entre el área urbana de La Paz (0,63 centavos de boliviano por kilovatio/hora, uno 0,07 euros) y el área rural (que paga 1,59 bolivianos, unos 0,17 euros) y, además en el irregular servicio eléctrico que recibe el sector rural.

De acuerdo al decreto, el Gobierno pagará las acciones de Electropaz y Elfeo en moneda local en base a la evaluación de una firma independiente en el plazo de 180 días y previo descuento de pagos sociales y de pasivos ambientales. Los edificios de las empresas nacionalizadas se encuentran custodiados ahora por fuerzas del orden.
“Se dispone la nacionalización de la totalidad de las acciones que posee la sociedad IberBolivia SA de las Empresa de Electricidad de La Paz SA (Electropaz); Empresa Luz y Fuerza de Oruro SA (Elfeo); Compañía Administradora de Empresas de Bolivia SA; y Empresa de Servicios SA (Edeser) debiéndose transferir y registrar las acciones a favor el Estado Plurinacional de Bolivia bajó la titularidad de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE)”, señala el decreto de expropiación que ha firmado el presidente Morales, en un acto en la casa de Gobierno de La Paz, acompañado del vicepresidente Álvaro García Linera y el ministro de Energía, Juan José Sosa.
Con esta nacionalización todo el sistema de servicios eléctricos, desde la generación hasta la distribución domiciliaria, queda en manos de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE). El mandatario ya expropió en mayo pasado las acciones de Red Eléctrica Española en la Transportadora de Electricidad (TDE) sin que hasta el momento se haya llegado a un acuerdo de compensación económica.
Morales ya expropió en 2010 las acciones de cuatro empresas generadoras de electricidad, incluidas dos filiales de la francesa GDF Suez y la británica Rurelec, que inició un arbitraje a Bolivia en la Corte de La Haya por esa medida. Además de las eléctricas, el mandatario ha nacionalizado una quincena de empresas de hidrocarburos, cementos y minas, entre otras, desde que llegó al poder en 2006.