menu

video destacado

En la informalidad, 29 millones de mexicanos: Coparmex


El organismo presidido por Juan Pablo Castañon alertó que “29 millones de mexicanos, por citar un ejemplo, siguen trabajando en la economía informal, sus familias carecen de servicios de salud y de prestaciones sociales”.
Agregó que el trabajo no es sólo una fuente de ingresos; si no que “el hombre con su trabajo se procura el pan cotidiano, contribuye al continuo progreso de las ciencias y a la incesante elevación cultural y moral de la  sociedad en la que vive”.
En México existen 29 millones de personas en la informalidad, que no tienen salarios fijos, prestaciones ni acceso a salud. A ellos se suman 3.7 millones de subocupados quienes requieren un trabajo extra, ante la insuficiencia de su salario; y 2.5 millones de mexicanos sin empleo. Sólo existen unas 17 millones de personas trabajando en empleos formales.
Ante este panorama, el organismo patronal confió en que el próximo año se llegue a un “acuerdo social” que permita reducir la informalidad, la pobreza y la desigualdad social, para que un mayor número de familias mexicanas, logre la consolidación de su patrimonio y viva en paz y en tranquilidad.
Fue más allá: “12.7 millones de mexicanos en extrema pobreza es nuestro objetivo para abatir en el próximo año, hagámoslo solidariamente”.
Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró que el entorno político es oportuno para alcanzar las metas económica que requiere el país y así pasar al crecimiento sostenido con tasas del 6%.
“El entorno político es oportuno. Inicio de sexenio y sin fundamento para los pretextos tradicionales de índole electoral: habrá comicios en varios estados, pero sólo una gubernatura. Entendemos el Pacto por México como un compromiso”.
Es hora de apostar por el desarrollo de largo plazo, detonar el motor del mercado interno y tasas de inversión de al menos 25% anual y crecer al 6% de forma sostenida, detalló.
Aunque el organismo presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani dijo que el país cuenta con todos los recursos, también reconoció que México arrastra el “grave problema” de la inseguridad, que afecta a gran parte del tejido social.
“La inseguridad pública y la violencia siguen siendo el expediente más inmediato y grave; más que para la macroeconomía, para las comunidades, las familias y las empresas, especialmente las micros, pequeñas y  medianas de las zonas más afectadas”.
La cúpula empresarial pronosticó que México tendrá un crecimiento del PIB de 3.9%, parecido al de los dos años anteriores, pero una inflación menor: aproximadamente 3.5%. Además, el tipo de cambio podría cerrar en alrededor de 12.85 pesos por dólar y los Cetes, con un promedio de 4.5%.
Estimó un total de inversión extranjera directa de más de 19 mil 300 millones de dólares, casi 2 mil millones más que en el 2012, y la  generación de 650 mil empleos formales.
“Con estas proyecciones, se anticipa un año relativamente bueno, pero con un saldo que seguirá siendo insuficiente frente a nuestras necesidades y potencial. El rasgo definitorio del 2013 es que resulta crítico para que en este sexenio garanticemos el rompimiento del balance deficitario del estancamiento estabilizador”, señaló.
Para el sector empresarial la clave está en continuar con las reformas estructurales, empezando por la hacendaria.