menu

video destacado

Por falta de policía y ante el desdén del gobierno, 10 mujeres toman el mando en El Carmen, Nuevo León



ElCarmen, Nuevo Léon (México), 25 dic (dpa) – ElCarmen es un municipio del estado mexicano de Nuevo León que, golpeado por el crimen
organizado, se quedó sin policías. Ante la falta de respuesta de las autoridades, 10 mujeres se pusieron uniforme y, sin armas ni sueldo, asumieron el
papel de guardianes del orden.
Desde octubre de 2011 la zona se quedó sin vigilancia luego de que el Ejército llegara a depurar la corporación policial de vínculos con el crimen
organizado y detuviera a los 26 agentes con los que contaba y a su jefe.
Los 7 mil 500 habitantes de este pequeño municipio del noreste de México, ubicado a 30 kilómetros de la zona metropolitana de Monterrey,
quedaron desamparados.
Guadalupe Villarreal funge como encargada de la policía. Es un ama de casa de 35 años, con dos hijos y mucha valentía, única arma que porta con
su atuendo azul marino de agente policial que ni siquiera es oficial.
“Somos otras tres mujeres y yo que nos encargamos de atender los reportes de robo o disturbios. Seis más se encargan de auxiliar en la vialidad
escolar. Cuando nos reportan robos nos apoyamos con los (elementos) de Protección Civil que están más capacitados y por ser hombres
confiamos en que los delincuentes les van a tener miedo”, explica.
Lo único que tienen a favor los ciudadanos de esta zona es que la cifra de homicidios disminuyó: de 14 registrados en todo 2011 bajaron a dos en lo que va del año.
“Por la situación se ha creado un ambiente de unidad, digámoslo así. Por lo menos en cuatro ocasiones, en apoyo con la gente del pueblo, hemos
detenido a los delincuentes”, detalla Alba Arredondo, otra madre de familia voluntaria que coordina el tránsito en la zona escolar.
Dos patrullas abandonadas y oxidadas forman parte de la comandancia de policía, que tampoco luce en las mejores condiciones, lo cual, sin
embargo, no ha sido impedimento para ser ocupada por las diez mujeres.
“No tenemos herramientas para atender los reportes. Cuando hay alguno, primero solicitamos el apoyo de la Policía Estatal pero en el mejor de los
casos sólo llegan de paso porque la mayoría de las veces no llegan”, narra Lourdes Rojas, que resguarda la alcaldía.
El principal delito del municipio de ElCarmen es el robo de casas, sobre todo en las zonas alejadas de la zona central, pero ha ido disminuyendo
gracias a las acciones tomadas por los pobladores, que este año detuvieron a dos ladrones.
La escasez de policías no es exclusiva de este territorio. Al menos 17 municipios más del estado de Nuevo Léon no cuentan con vigilancia y son los
civiles quienes tienen que cuidarse solos.
Alrespecto, las autoridades explican que es una problemática que vienen arrastrando desde hace un año y medio, producto de las limpiezas llevadas
a cabo en las corporaciones, infiltradas por los cárteles del narcotráfico.
“Como sabemos, a raíz de los problemas de la delincuencia organizada, en muchos de los municipios hicimos procesos de depuración, en otros los
agentes renunciaron a su cargo y el caso es que hoy tenemos enlistados alrededor de 18 municipios con prácticamente cero policías”, explicó Jorge
Domene, vocero de seguridad en Nuevo León.
A Villarreal no le tiembla la mano cuando se trata de resguardar la seguridad de su zona, pero quisiera ver algo de apoyo por parte del gobierno.
“Si no pueden mandar policías, al menos queremos que nos construyan un muro (contra un posible ataque a balazos) frente a la comandancia para
mayor seguridad. Hasta ahorita no tenemos problemas, pero con esto del crimen organizado, estamos en riesgo”, dijo.
Estas diez mujeres han tenido que cambiar de oficio por necesidad: dejar los quehaceres del hogar para tomar las riendas de la vigilancia del
municipio, con tal de brindar un poco de seguridad a sus habitantes.
“Aquí vamos a estar hasta que nos manden policías. Si no nos ayuda el propio gobierno, ¿quién más puede hacerlo? Pues sólo nosotros”, declaró Villarreal.