menu

video destacado

Proyectos hidráulicos y presas violan 15 derechos humanos en México: TPP

83663_temacapulin18
Después de un mes de la audiencia sobre "Presas y derechos de los pueblos", se presenta el dictamen que formará parte del Tribunal Permanente de los Pueblos.

Esta semana concluyó su dictamen el jurado de la Pre-audiencia “Presas, derechos de los pueblos e impunidad”, de la Mesa de devastación ambiental y derechos de los pueblos,en el marco del juicio que el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) realiza al Estado mexicano.
En el dictamen se subraya que en nuestro país existen 4 mil 200 presas y represas, mientras que se proyecta construir otras 30 antes de 2017. Las construcción de estas obras ha originado un patrón de violaciones graves y sistemáticas de 15 derechos humanos, así como derechos de los pueblos y las comunidades, entre las cuales destacan: el desalojo y desplazamiento forzoso de más de 185 mil personas que se convierte enviolación al derecho a la vivienda, violaciones al derecho a la información y participación, al derecho a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, al agua, a la alimentación y, cuando hay procesos de organización para resistir a la construcción de presas,la criminalización de la protesta social.
Estas violaciones fueron denunciadas en la Pre-audiencia “Presas, derechos de los pueblos e impunidad”, en Temacapulín, Jalisco, en noviembre pasado. Ahí hicieron escuchar su voz pueblos afectados por las presas Cerro de Oro, Paso de la Reyna y Ampliación Cerro de Oro (Oaxaca), La Parota (Guerrero), Las Cruces y El Cajón (Nayarit), El Naranjal y Zongolica (Veracruz), Arcediano y El Zapotillo (Jalisco) y La Yesca (Nayarit-Jalisco).
El dictamen que el jurado de siete expertos nacionales e internacionales hace púbicoserá parte de los documentos que se presentarán en la mesa ambiental del TPP en 2013 y en la audiencia final de este tribunal en 2014. Será además entregado a todas las autoridades involucradas en el desarrollo de los proyectos de presas, considerando que son los destinatarios de las recomendaciones que se plantean en el documento.
Recomendaciones
Respecto al modelo de manejo energético e hídrico, se recomienda: abrir un debate público sobre las políticas y opciones energéticas estratégicas con amplia participación de los diferentes sectores y movimientos de la sociedad civil; revisar las políticas de control, uso y asignación de los recursos hídricos de la nación, realizando un examen que conduzca a una política responsable de conservación y gestión integrada de recursos hídricos; llevar a cabo una auditoría nacional a cargo de una instancia independiente, con representantes del gobierno, la sociedad civil y la academia, que revise los costos y beneficios, económico- financieros, sociales y ambientales de las presas construidas desde 1972; establecer mecanismos transparentes y participativos en los procesos de decisión de cada proyecto; asegurar que las normas y procedimientos relativos a las presas incluyan un amplio y detallado estudio de los impactos socioeconómicos provocados por los proyectos, garantizando la participación de los pueblos afectados y asegurando que sea vinculante el resultado de las consultas públicas.
Entre las recomendaciones más contundentes en materia de derechos humanos se encuentran: cancelar los proyectos que violan derechos humanos, en particular los que se están desarrollando sin consulta y consentimiento previo, libre e informado de los pueblos afectados o en los cuales la mayoría de los afectados se han expresado en contra de la presa;respetar, en los proyectos presentes y futuros, todas las normas legales nacionales y los compromisos internacionales asumidos por México, para asegurar la protección de los derechos humanos de las personas y comunidades afectadas o en riesgo de serlo; que todos los proyectos cuenten con: aviso apropiado, información adecuada, tiempo razonable para hacer una revisión pública, celebración de audiencias públicas donde las personas afectadas y a sus defensores puedan impugnar la decisión de desalojo y/o presentar propuestas alternativas y formular sus exigencias y prioridades de desarrollo; ningún desalojo puede llevarse a cabo sin el consentimiento previo, libre e informado de las personas y comunidades afectadas; implementar una legislación nacional y políticas públicas dirigidas a limitar y regular los desalojos y los desplazamientos en conformidad con los principios y directrices de la ONU sobre los desalojos y desplazamientos provocados por el desarrollo; indemnización justa e imparcial para todas las personas y comunidades desalojadas en los últimos 40 años por la construcción de presas; transparentar costos y fuentes de financiamiento de los proyectos, particularmente cuando utilicen recursos públicos; medidas punitivas hacia los funcionarios que han violado leyes y normas vigentes de protección a los derechos sociales, humanos y ambientales de las poblaciones afectadas e incurrido en desacato de sentencias judiciales.
El TPP inició sus funciones en México en octubre pasado, durante su lanzamiento en la “audiencia cero” del tribunal en Ciudad Juárez, la cual trató sobre las afectaciones por el libre comercio y que fungió como una introducción del Tribunal en el país, y donde acudió el jurado especializado e internacional que lleva el Capítulo México, el cual eventualmente emitirá un dictamen final que busca abarcar todas las violaciones de derechos sistemáticas del Estado.
Hasta el momento se han realizado en México en el marco del TPP capítulo México, la Audiencia Cero en Ciudad Juárez, una audiencia sobre los derechos laborales, una audiencia en Chiapas sobre los derechos de las mujeres y, finalmente, la realizada en Temacapulín, Jalisco, sobre los damnificados por presas en el país, en noviembre pasado.
El jurado de la Pre-audiencia “Presas, derechos de los pueblos e impunidad” fue integrado por Miloon Kothari, Ex Relator Especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda adecuada y miembro de Housing and Land Rights Network, South Asia Regional Programme (India); Maude Barlow, Presidenta del Council of Canadians (Canadá) y asesora principal sobre el agua con el presidente número 63 de la Asamblea General de la ONU; Carlos Vainer, del Instituto de Investigación y Planeación Urbana y Regional, de la Universidad Federal de Río de Janeiro e integrante de la Comisión Especial sobre Afectados de Represas del Consejo de Defensa de los Derechos de la Persona Humana de la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República (Brasil); Monti Aguirre, Coordinadora para América Latina de International Rivers (EEUU); Patricia Ávila, del Centro de Investigaciones en Ecosistemas de la UNAM, Premio Nacional en Ciencias Sociales (Academia Mexicana de Ciencias) y especialista en los temas de agua, sociedad y medio ambiente (México); Francisco López Bárcenas, Abogado de derecho indígena, autor de números libros sobre derechos indígenas, derecho agrario y movimientos sociales, y columnista de La Jornada (México); y Luis Daniel Vázquez, coordinador del Doctorado en Ciencias Sociales de FLACSO y especialista en política y derechos humanos (México).